Los hermanitos Ventrículo y Aurícula.

O como les gusta que les llamemos Ven y Auri. Son nuestros acogidos desde el Domingo pasado. Conocimos por la Asociación #MadridFelina que necesitaban un hueco donde pudieran atender su rinotraqueitis. Así que visto el mensaje y unos wasap después les teníamos en casa.

Mis hijos estaban de los nervios sólo de saber que venían a casa a que les cuidásemos porque estaban malitos. Es la primera acogida que hago en casa desde que soy madre (quiero aclarar que este tiempo sin ser casa de acogida no fue por tener hijos, ni mucho menos, fue porque tengo un gato, mi Eros, con agresividad redirigida y no puedo juntarle con más gatos que Miu y Cosmo) Pero ahora tenemos hueco para volver a acoger sin que se vean. 😎

Ha sido todo un lujo poder ver a mi niña con menos de dos años acariciarles con sumo cuidado, lavarles los ojitos con su gasa después de los colirios…

Me entristece ver que hay animales que pierden su hogar por la llegada de bebés humanos cuando debería ser al contrario. Una de las cosas más importantes es desarollar la empatía de los niños conviviendo con animales. Haciéndoles partícipes de su cuidado hasta donde la edad de cada uno les permita. Tener animales es un privilegio del que no debemos privar a nuestros hijos.

Aprendemos a acariciar con cuidado, a no gritar (mucho😒) para no asustarles, a limpiarles si se ensucian e incluso a ponerles colirio o medicaciones en su comida y nos sentimos orgullosos de ello.

Además conociéndoles prevenimos que vayan a tenerles miedo.

Estos dos enanos están ya en el corazón y la memoria de mis hijos. A todos les cuentan que están en casa para curarse y ellos les cuidan. Mi niña está todo el rato diciéndoles ‘apo’ ‘ apo’ (en su lengua significa guapo)

El siguiente reto está en cuando se recuperen y encuentren su familia… Mi hijo ya me ha preguntado qué va a pasar luego con ellos, si van a ir a casa de su primo (que ya tiene 3 gatos y 1 perra… Así que le puede dar la risa a su tía si le pregunta) o si se quedaban con nosotros… Y aunque le he explicado que Eros no quiere convivir con otros gatos, él me rebate con que Miu sí quiere… Jeje.

Así que podéis ir poniéndoos a la cola para adoptar a estos dos renacuajos amorosos y divertidos cuando les tenga lustrosos.

Nos leemos el próximo viernes!!!

#empatía #animales #niños #educación #empatiaeducando #casadeacogida #adoptar #gatos