Pequemiedos

Retomo el grupo para contaros dos casos de peques con miedo, en estos casos, a los perros.

En primer lugar os voy a hablar de Lucía y de su mami, Ester.
Nos cuenta que Lucía ha tenido miedo a los perros desde siempre aunque su hijo mayor nunca.
Al preguntarla si ha sufrido algún incidente con los canes nos cuenta que en el embarazo lo tuvo con un perro pastor de raza mastín al estar de 37 semanas. El perro se fue hacia ellos gruñendo y enseñando los dientes, lo que hizo que Ester del susto se cayera con su hijo mayor encima.
Por otro lado en la familia de Lucía había perro y aunque siempre intentaron un acercamiento mediante caricias, la peque gritaba y se alejaba.
Para Ester no poder visitar a su famila agusto era un problema y comenzó a usar flores de Bach con
Lucía. Primero con Remedio Rescate pero tuvo que pasar a Remedio Rescate reforzado para notar cambios.
A partir de ahí su hija toleraba estar en la misma habitación que la perrita de la familia e incluso acariciar perros pequeños atados que estuvieran tranquilos.
Dejó las flores pero al haber nuevo perro en la familia los miedos volvieron, quizá no tan fuertes pero antes de que fueran a más usó esta vez otras flores para tratar miedos como lo es Ajo blanco o Mimulus.
Y fue aquí donde hubo un gran cambio.

Empezó a poder interactuar con perros más grandes y así es como con sus 5 añitos logró superar su miedo a los perros.

Y otro caso que quería poner en el blog es el de Ángela que convive con su perrita Sombra desde que nació pero la relación de ambas no empezó siendo lo que su mami esperaba y es que pilló en alguna ocasión a Ángela propinando alguna patada a Sombra.
Para una amante de los animales ver a un hijo comportándose así es bastante difícil de procesar.
Se puso en contacto con una voluntaria de la protectora de su zona y tras ver a Ángela con Sombra pudo ver que el problema de Ángela residía en que Sombra no aceptaba órdenes de la peque.
Trabajaron un poco para que su relación fuera más equilibrada con consejos de esta adiestradora y a día de hoy con dos hijos más, uno de 4 patas y otro de dos, esta familia sigue disfrutando de estar todos juntos.

En las dos historias podemos ver que, al final, lo que hay que hacer es buscar soluciones.

Si tienes alguna historia parecida y quieres contarla puedes escribirme a empatiaeducando@gmail.com

Nos leemos el próximo viernes!!!

#empatía #animales #niños #educación #empatiaeducando
#miedo #floresdebach #perros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s