Miedo a los animales..

Qué difícil es vivir con miedo… Y lo digo desde la experiencia.. Yo de pequeña tuve miedo a los perros y a los gatos…
No era más que miedo a lo desconocido… Con 12 años me dejaron tener perro en casa (mi Teddy) y fui perdiendo el miedo a los perros.
A los gatos me duró más… Recuerdo al gran Jacobo, de un amigo, que prefería ni cruzarme con él, o al amoroso Wesly que me baboseaba todo el pelo (yo le dejaba petrificada XD) y por último a Simba…un persa blanco que era más un peluche… Con él ya no había miedo.

Después me independicé y llegaron Zeus y Copi… Aquí ya no es que se fuese el miedo… Comencé a conocer a los gatos (esos que siempre me dijeron que eran traicioneros y nada cariñosos…) y me enamoré.
Tuve la suerte de que la vida me llevara por este camino y ya no es sólo que desaparecieran los miedos… Empecé a disfrutar de su compañía y desde hace unos años a ejercer como auxiliar veterinario.

Por desgracia hay muchos niños con miedos que lo pasan francamente mal en los parques cuando se cruzan con canes o si tienen que hacer alguna visita en una casa con animales…
Mi miedo se superó por inmersión…es verdad que tampoco era un gran miedo, pero hay peques (y no tan peques) que ven alterada su rutina por no tener que ver o interactuar con animales.

Hay historias de todo tipo respecto a los miedos… Adultos que deciden que es el momento de superar ese miedo, que seguramente han heredado de sus padres… O quizá una mala experiencia…
Niños que les gustaría no sentir ese miedo. No tener que cambiar de acera si pasa un perro cerca. No preguntar si hay animales en esa casa antes de hacer la visita…

E incluso niños que viviendo con animales, a priori, pueda parecer que les tienen miedo… (Este caso es menos común pero puede suceder y aquí sí es necesario investigar más)

Cada caso es único y, aunque citaré unas #pautas para intentar superar estos miedos, lo ideal es acudir a un profesional que acompañe y guie el proceso.

¿Cómo se superan estos miedos entonces?
1. Como fue mi caso, por inmersión. La exposición sin más al miedo… Es lo más rápido pero quizá lo menos #respetuoso para un peque.

2. Desensibilizando:
– Primero aprender a #relajarse. Con #meditación, respiraciones, y así poder controlar nuestras #emociones, nuestras pulsaciones…
– Después incluir en nuestras meditaciones el visualizar el #animal que nos perturbe. Imaginarnos tocándolo, peinándolo, paseando junto a él.
-Podemos aprovechar cuentos que traten del tema. (Estoy preparando un post con varios sobre el tema)
-Poco a poco hacer las meditaciones más reales. Empezar viendo al animal desde la ventana, e ir reduciendo la distancia según vayamos sintiendo que estamos agusto.
-Llegado el momento de acercarnos, lo ideal será conocer de antemano al animal (que sea tranquilo y sociable).
El niño debe saber cómo acercarse (sin gritar, sin correr, hablando bajito…)

Y nunca regañarles o forzarles, es un sentimiento irracional y debemos actuar siempre con paciencia.

Si en alguna ocasión tenemos miedo, en el momento usaremos nuestra relajación para controlarlo y volveremos a trabajar desde el último paso donde estábamos agusto.

¿Tienes un peque de menos de 18 años con miedo a los animales? Si quieres formar parte de una comunidad en mi página para ayudar a vuestros #hijos a superar ese #miedo pide paso ao #grupo y podrás compartir dudas con otros #padres.

También daremos info de sitios donde trabajan estos miedos y el coste aproximado (siempre será una estimación del mismo…)

#miedoalosperros #empatía #educar #padres #niños #miedo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s